BEC Ensayos clínicos en humanos

BEC, más de 3 décadas de ciencia. Ensayos clínicos en humanos

Ensayos clínicos en humanos en el tratamiento de canceres de piel no-melanoma y queratosis actínica.

Por Gastón Cornu Labat, MD (EEUU) – Abril 2021

Los glucósidos de solasodina o BEC (en inglés: solasodine rhamnosyl glycosides) son compuestos naturales extraídos de plantas de la familia Solanaceae con un poderoso, específico y selectivo efecto antineoplásico. La berenjena es un ejemplo de planta de esta familia con alto contenido de BEC. Estos compuestos y su efecto anticáncer fueron descubiertos por el Dr. Bill E. Cham, bioquímico del Departamento de Medicina de la Universidad de Queensland en Australia hacia fines de los 70.

Dr. Cornu Labat con el Dr. Cham en 2019

El Dr. Cornu Labat con el Dr. Cham en 2019.

En este artículo revisamos los estudios clínicos en humanos que han sido publicados.

Luego de diez años de estudio en la Universidad de Queensland, en 1987 se publicó el primer ensayo clínico en humanos para el tratamiento de cánceres de piel no-melanoma con una formulación tópica de BEC [1]. Este estudio demostró un alto grado de efectividad curando carcinomas basocelulares y espinocelulares, queratoacantomas y queratosis actínicas, sin ningún efecto adverso. Formulado en crema y aplicado dos veces al día, el tratamiento se mantuvo hasta la desaparición de las lesiones tratadas y la aparición de piel normal. Dependiendo del tamaño de la lesión tratada, la duración del tratamiento fue de 2 a 12 semanas.

BEC Ensayos clínicos en humanos

Un segundo ensayo clínico de similares características fue publicado en 1991 [2]. En este estudio se trataron los mismos tipos de lesiones, se incluyó un mayor número de pacientes y control con placebo. Se documentaron los mismos resultados, con resolución de todas las lesiones que fueron tratadas y sin efectos adversos significativos.

El tercer ensayo clínico se publicó en el 2008. Este fue un ensayo clínico de fase 3, multicéntrico, de doble ciego randomizado y conducido por investigadores del Departamento de Dermatología del Royal London Hospital en Gran Bretaña [3]. El estudio se centró en el tratamiento de carcinoma basocelular de la piel y arbitrariamente se decidió una duración de tratamiento de 8 semanas, independiente del estado de la lesión al finalizar dicho período. A pesar de esta restricción, el estudio demostró un 78% de curación al año. Basado en mi experiencia clínica y la de otros, de haber continuado el tratamiento hasta la resolución de las lesiones, pasadas las 8 semanas cuando necesario, los resultados se hubieran acercado mucho más al 100% de curación. Los estudios de fase 3 constituyen el estándar de evidencia científica más alto.

El último ensayo clínico se publicó en el 2013, centrado en el tratamiento de queratosis actínica [4]. En este estudio se trataron 39 pacientes con BEC y 39 con placebo, quienes recibiendo 2 aplicaciones diarias por un total de 3 días. El límite de 3 días se estableció arbitrariamente. Los pacientes fueron seguidos por 1 año. Se demostró una tasa de curación del 82% y ningún efecto adverso significativo. De nuevo y en mi opinión basada en mi experiencia clínica, de haber continuado el tratamiento lo necesario hasta la desaparición de la lesión, la tasa de curación se acercaría al 100%.

Los canceres de piel no-melanoma son los canceres más comunes en el ser humano. Más personas padecen de cáncer de piel que de todos los otros canceres combinados. La queratosis actínica o solar es la lesión proliferativa precancerosa más común en el ser humano. Algunos estudios estiman que hasta un 20% de la población mayor de 40 años y de piel clara padece de esta última dolencia. La gran mayoría de estas lesiones hoy son tratadas con extirpaciones quirúrgicas y otras formas de destrucción de tejido local; ninguna ni especifica ni selectiva.

Con este grado de evidencia científica publicada que acabamos de repasar y entendiendo que ninguna de estas publicaciones ha sido, hasta el día de hoy, refutada, me resulta difícil de explicar porque la formulación tópica de BEC (Curaderm BCC) no es recomendada por especialistas como tratamiento de primera línea para los canceres de piel no-melanoma, las queratosis actínicas y otras lesiones proliferativas como los queratoacantomas. ¿Sera esto así porque BEC en crema es un compuesto natural, barato, sencillo de aplicar, seguro, altamente efectivo y que empodera al paciente a resolver su problemática minimizando la intervención del profesional?

[1] Glycoalkaloids from solanum sodomaeum are effective in the treatment of skin cancers in man. Cancer Letters, 36 (1987) 111-118
[2] Topical treatment of malignant and premalignant skin lesions by very low concentrations of a standard mixture (BEC) of solasodine glycosides. Cancer Letters, 59 (1991) 183 – 192
[3] Solasodine glycoalkaloids: a novel topical therapy for basal cell carcinoma. A double-blind, randomized, placebo-controlled, parallel group, multicenter study. International Journal of Dermatology 2008, 47, 78–82
[4] Solasodine Glycosides: A Topical Therapy for Actinic Keratosis. A Single-Blind, Randomized, Placebo-Controlled, Parallel Group Study with CuradermBEC5. Journal of Cancer Therapy, 2013, 4, 588-596

Etiquetas: Sin etiquetas
0

Leave A Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *